Cómo revitalizar tu suelo de hormigón

Alquiler pulidoras de hormigón

Conoce las pulidoras de hormigón y el proceso de lijado paso a paso para que puedas devolver el brillo a tus suelos.

Porqué pulir suelos de cemento 

El suelo de hormigón es una solución muy recurrida para pavimentar grandes superficies, tanto comerciales como industriales y residenciales. El principal motivo de su uso es la gran resistencia y rendimiento. No obstante, aunque se trate de un material para suelos de alta durabilidad, requiere de un cuidado y mantenimiento para conservar un buen aspecto.

Debido al uso constante y el paso del tiempo, pueden aparecer marcas y rozaduras, manchas o perdida de color y brillo. Para restaurar daños o desgaste de este tipo de suelos, será necesario un proceso para pulir hormigón. Mediante este proceso, no solo se consigue recuperar el brillo y la uniformidad del suelo, sino que también aumenta la durabilidad del acabado y se va ganando resistencia al desgaste con cada proceso de pulido.

Pasos para pulir hormigón seco

1. Preparación del suelo

En todos los casos, el paso inicial es preparar el cemento para pulir, lo cual implica la limpieza de suciedad y escombros mediante una escoba o bien un aspirador universal Hilti. Posteriormente, podemos pasar una mopa en húmedo para acabar de recoger la suciedad o bien una fregadora industrial, si se trata de una superficie extensa. Este proceso se realizará siempre antes de pasar la máquina para pulir hormigón.

2. Pulido con grano grueso

Este paso requiere de una desbastadora de hormigón y del uso de pastillas flexibles de grano grueso, que pueden ser de 50 o 100. Este grano es el más efectivo para tratar las manchas o imperfecciones que no se hayan eliminado con la limpieza previa. Este paso debe realizarse utilizando la lijadora de suelos de hormigón de forma circular, empezando en un extremo del suelo, y trabajando sistemáticamente de un lado a otro para cubrir todo el pavimento. Es importante conectar a la pulidora una aspiradora para que recoja el polvo que se vaya generando.

3. Pulido con grano fino

Cambiar el disco de la máquina de pulir hormigón a uno de fino y volver a realizar los mismos movimientos circulares del paso previo. Usando discos con grano de 200, 400 u 800 (según la dureza del hormigón) y abrasivos de resina, de esta forma se eliminarán por completo las manchas y se conseguirá un acabado totalmente uniforme. Recordar conectar un aspirador a la pulidora.

4. Pulido con grano extrafino

En la fase final, se usa un disco de pulido con el grano más fino, como de 1500 o 3000, para poder darle al hormigón un acabado brillante e impecable. Recuerda usar la lijadora con movimientos circulares a medida que se avanza.

5. Limpieza

Después de los pulidos, es importante realizar una nueva limpieza para quitar el polvo que haya podido quedar al lijar el hormigón.

6. Sellado y acabado de hormigón

Aplica una capa fina de sellador para hormigón y vuelve a pulir la superficie una vez más con un disco para el acabado. Cuando hayas terminado, espera 24 horas antes de usar el suelo, ya que así se habrá secado por completo la capa de sellador.

Proceso de lijado de suelos de hormigón

Las pulidoras de hormigón

En Germans Homs contamos con pulidoras y lijadoras de hormigón Husqvarna que te permitirán sacar el máximo rendimiento al proceso de recuperación de este tipo de pavimentos.

Alquiler pulidora de hormigón Husqvarna PG 280
Alquiler pulidora de hormigón Husqvarna pg 450

Ya sea porque necesitas rebajar o pulir un suelo de hormigón de tu hogar, o bien eliminar las líneas de un parking o centro comercial, las pulidoras de hormigón son tu solución. Ahora que conoces todos los pasos, alquila una lijadora de hormigón y devuelve el aspecto impecable a tu pavimento.

Deja una respuesta

preloader